Botica del Espectáculo, te da la Bienvenid@ Aquí encontrarás las últimas noticias del espectáculo , las mejores telenovelas , los últimos estrenos cinematográficos , música , videos musicales y toda la información de primera mano del espectáculo y la farándula . Mira en exclusiva los videos de los avances y adelantos de tus programas de televisión favoritos
0

JULIETA CARDINALI Un regreso a todo trapo



En julio se casó con Andrés Calamaro y ahora volvió a la TV después de cuatro años. Es una de las protagonistas de "Caín y Abel", la nueva tira de Telefe. Compone a una profesora de historia, que busca a su hermano desaparecido.
Estudiar es darse un baño de humildad
El regreso Tras cuatro años sin pantalla y luego de su casamiento con Andrés Calamaro, volvió al ruedo con "Caín y Abel" (Telefe). Dice que los mejores actores son los que continúan estudiando.

Diego Jemio
Especial para Clarín

Julieta Cardinali llega a la entrevista con un papel de diario en la mano. Es un recorte pequeño, arrancado a las apuradas. Forma parte de esas citas célebres que publican los periódicos, que suelen estar acompañadas por la cara del personaje y su profesión. "Quiero decir esto nada más. Ahora podemos hacer las fotos", sugiere medio en broma y medio en serio, ante la sonrisa algo nerviosa de una de las encargadas de prensa de Telefé. El papel dice: "Gran parte de las dificultades por las que atraviesa el mundo se deben a que los ignorantes están completamente seguros y los inteligentes llenos de dudas" (Bertrand Russell, matemático inglés).

¿Por qué te gustó tanto la frase? Porque yo estoy llena de dudas -se jacta y ríe con todo el cuerpo. En realidad, porque es una sensación que tengo últimamente. En la tele y en los diarios, se habla con tanta seguridad sobre cualquier tema...

Creo que está bueno tener dudas y que la soberbia nace de aquellos que piensan tener siempre la verdad. Fijate que los argentinos somos reconocidos internacionalmente por la soberbia. Qué linda imagen... Ese tipo fue Premio Nobel, ¿no? No es fácil la chica en cuestión.

Antes de su llegada, aclaran que ella habla sólo de su trabajo y que no pueden hacerse referencias a su vida privada (está recién casada con Andrés Calamaro). Ella vuelve a decirlo, y agrega que sólo da notas cuando está presentando un trabajo y cuando tiene algo para decir. A lo largo de su carrera, hizo una veintena de tiras (comenzó como Paquita en El Show de Xuxa) y más de diez películas. En los últimos cuatro años, se alejó de la tele y se acercó aún más al cine. Ahora, el trabajo en cuestión es su protagónico en Caín y Abel (Telefe, lunes a jueves a las 22.30), la tira que protagonizan Joaquín Furriel y Fabián Vena. A Cardinali le toca componer a una profesora de historia que busca un hermano desaparecido.

¿Te costó volver al ritmo de grabaciones diarias? Arrancamos a mediados de agosto.

Hace muchos años que no hacía televisión: cuando me ofrecieron una tira diaria pensé que no estaba preparada psicológicamente para grabar 500 horas. Tenía miedo a los tiempos. Los productores me explicaron que las cosas cambiaron. Antes, dos o tres actores eran los protagonistas y el resto eran bolos.

Ahora, todo el elenco es protagonista y eso hace que el trabajo esté compartido.

De hecho, las familias de la tele suelen ser numerosas y de ahí se desprenden las historias...

Exacto. Claro que es cansador venir todos los días y la responsabilidad es mucha. Pero hay días que grabo de ocho a ocho, y otros que no. Son las doce del mediodía y acabo de llegar al canal.

En los últimos años, hiciste muchas películas. En el cine, te dan el guión y como actriz sabés cómo es y qué di


Estudiar es darse un baño de humildad
(...Viene de la página 10)

ce tu personaje. ¿Cómo vivís esto de no saber qué rumbo tomará tu personaje y que la tira se escriba sobre la marcha? Es lo que más miedo provca. Sabés el principio, pero no el final del personaje. El punto a favor es el autor Guillermo Salmerón, en quien confío. Sé que él tiene un boceto de cómo será el personaje y que lo respetará. Los puntos de rating no modificarán la línea de los personajes.

-También suelen cambiarse los horarios y días, cuando el rating no es el esperado.

Claro, pero son cosas que yo no puedo modificar. Estoy concentrada en hacer mi trabajo lo mejor que pueda durante estos ocho o nueve meses. Mi energía está puesta acá.

El resto me excede. No soy productora ni puedo tomar ninguna decisión. Ni quiero serlo (se ríe). Así estoy genial.

Como muchas tiras diarias que se estrenaron en los últimos años, "Caín y Abel" combina lo más clásico de la telenovela con elementos de thriller, suspenso y policial. Pero hay otro elemento que también se viene repitiendo: la presencia de la mafia o de ciertos códigos de ésta en las familias. En este caso, es el clan de los Vedia, con el patriarca Eugenio (Luis Brandoni) a la cabeza.

Cardinali cree que no es casual esa vuelta de tuerca y que muchas de esas historias "se pueden leer en el diario de hoy o el de mañana".

¿Es sólo un disparador lo de las mafias? Yo no soy muy consumidora de novelas. Ahora que me lo decís, pienso que sí hay un código mafioso dando vuelta en las tramas. Son disparadores, herramientas que sirven para contar una historia, crear personajes y volver a hablar de los buenos y de los malos. Más allá del recurso de que en esas mafias podemos reconocernos a nosotros mismos y a las cosas que leemos en los diarios o vemos en los noticieros.

Hiciste cine en Madrid y, cada tanto, te presentás a audiciones en el exterior. ¿Te gustaría trabajar afuera? En la Argentina, no está la costumbre de hacer audiciones. Te llaman a vos para un personaje y ya. En Estados Unidos y Europa, los actores, por más famosos que sean, audicionan, porque el director necesita ver cómo se desenvuelven con el personaje. Es un buen ejercicio. Hay que bancarse que te digan que no.

Está muy bien para el ego.

¿Seguís tomando clases con Julio Chávez? No, hace un tiempo que dejé. El fue un gran maestro para mí. Hice primero la escuela y cuando la terminé seguí con el entrenamiento actoral durante muchos años. Julio no te deja ir a pavear a sus clases. Es muy exigente y sus talleres son un lugar para analizar los textos clásicos de una forma minuciosa. Yo trabajaba mientras hacía el entrenamiento.

Eso también fue muy útil. Cuando termine la tira, quizás retome. Creo que los actores con herramientas van a ser mejores que aquellos que sólo trabajan con la intuición. Estudiar te ayuda a no repetirte en los personajes. Estudiar también es darse un baño de humildad. A veces, es muy necesario.
 
Ir Arriba