Botica del Espectáculo, te da la Bienvenid@ Aquí encontrarás las últimas noticias del espectáculo , las mejores telenovelas , los últimos estrenos cinematográficos , música , videos musicales y toda la información de primera mano del espectáculo y la farándula . Mira en exclusiva los videos de los avances y adelantos de tus programas de televisión favoritos
0

Una cadena de éxitos Los Auténticos Decadentes en el Luna Park


Los Auténticos Decadentes en el Luna Park La banda presentó su nuevo disco, "Irrompibles".

Guillermo dos Santos Coelho
gdossantos@clarin.com

El gusto se rompe en géneros, dice el refranero popular. Y si Los Auténticos Decadentes osaron titular a su último disco Irrompibles puede ser porque abarcan a muchos y sin complejos.

La banda que ya pasó las dos décadas de vida presentó sus nuevas canciones el sábado, en un Luna Park casi lleno. Polifacéticos y tribuneros en un buen sentido, montaron una fiesta de casi dos horas.

La escenografía, austera, con una pantalla que mostraba los videos de las canciones, estuvo coronada por una suerte de pared rocosa que daba aires de spaghetti-western, en alusión a Los irrompibles, aquella película argentina de los `70. De hecho, toda la banda apareció para cantar Los Machos, tema inicial del recital, con sombreros de cowboy y camisas a tono. Sólo faltaron las chaparreras...

Como en casi toda presentación, Los Decadentes tiraron sobre el escenario once de las 15 canciones que componen Irrompibles, algo que no es fácil para una banda que puede sembrar de éxitos cualquier lista. En cada caso, salvo con Los Machos por la efusividad del reencuentro, cosecharon en el público una escucha atenta y respetuosa.

Nada mal, pero ante las reacciones que generaron Cómo me voy a olvidar, Corazón o Somos se notó que a los nuevos temas les falta algo de rodaje para sumarse al cancionero decadente.

Entre viejos y nuevos temas, lo que unificó fue el eclecticismo. Hubo murga y baladas, cumbia y música disco, algún cuarteto, candombe y hasta corridos. Pero también un pulso rockero encomiable en temas como La ciudad de las infinitas avenidas o La Fórmula. ¡Y hasta se permitieron unos segundos de drum’n’bass a mitad de Sigue tu camino! Esas multiplicidad de caras que es su marca registrada, ya está firme también en lo autoral y, como se vio el sábado, incluso en los roles sobre el escenario. Cucho Parisi comanda la fiesta, pero Jorge Serrano le aporta sutileza cuando la emprende con Fósforo (de su disco solista) o el tremendo Un osito de peluche de Taiwán. El guitarrista Diego Demarco se adueña del centro con La prima lejana, Vos y el viento y Besándote. El percusionista Martín Lorenzo anda siempre por ahí. Y Eduardo Tripodi se queda con las nuevas Jopito y La Paloma y el gavilán.

A semejante densidad demográfica en escena -un caos controlado- se le sumó una larga lista de invitados: El `Cóndor’, de De Bueyes, Martín Aloe, Emanuel Horvilleur, Joaquín Levinton y su banda Sponsors y Dread mar I, entre algunos más, incluyendo un cuerpo de baile y dos infartantes conejitas de Playboy que se contonearon al ritmo de, claro, Los Piratas. El DJ Alejandro Pont Lezica subió a mezclar en Cultura disco para luego hacer un miniset de clásicos bailables. Para el final, la sucesión de El murguero, El dinero no es todo, La guitarra, Loco y No puedo fue avasallante. Y dejó al público (mayoría de treintañeros y familias con chicos) más que satisfecho por la cadena de hits. Una cadena que sigue sumando eslabones y parece imposible de romper.

 
Ir Arriba